Mala Vibra

La noche es insoportablemente calurosa. La ropa se adhiere al cuerpo como si se tratara de un molesto tatuaje. La humedad de Buenos Aires hace que todo sea un poco peor. Cosas tan simples como hablar producen un profundo fastidio.

El antro rockero al que asisto con un grupo de amigos queda en un punto de difícil acceso. La estructura es llamativamente baja y la iluminación pobre. Las entradas y las salidas están mal señalizadas. No hay razones para que exista ni para que nosotros estemos allí. Sin embargo, está repleto de entusiastas fans de la música dispuestos a pasar una noche de padecimiento en ese baño turco musical.

Apenas traspasamos la puerta se hace presente ante nosotros ese monstruo invisible que se adueña de todo local nocturno. Su presencia se personifica a través del olor inconfundible, mezcla de humo de cigarrillo y humedad, que parece adherido a las paredes del lugar desde tiempos inmemoriales. Con el paso de los minutos, se apropia de las papilas gustativas y todo sabe a él: la comida, la bebida y hasta los labios de la acompañante de ocasión. Es como una nube tóxica permanente, con domicilio fijo en cada pocilga de la ciudad.

El piso está mojado. No sé si producto de las condiciones climáticas reinantes o porque estamos a punto de hundirnos en un río de orina y excrementos. Los baños están señalizados por dos luces rojas. Hay más posibilidades de encontrar allí escaleras que conduzcan, sin demoras, al infierno que santuarios que inviten a la meditación y al devenir natural del ser humano.

La escenografía apocalíptica la completa la barra llena, paradójicamente, de botellas vacías. “Solo vamos a poder compartir las penas porque ya se escabiaron todo” me apunta con guiño cómplice un rockero experimentado. De unos tachos blancos con carteles que dicen Pinturas Loxon extraen botellitas de cerveza La Diosa. Otro empleado las reparte directamente del cajón mientras cuenta alegremente que el motor del freezer está roto. No hay frío. Es el fin.

Me pregunto qué es lo que sigue. ¿Un par de imitadores de Milli Vanilli haciendo playback? ¿Un video sobre la gira norteamericana de Kenny G en 1994? ¿O el álbum de fotos íntimas, sin retoque digital, de Lady Gaga?

Mientras evaluaba en forma sesuda si es que ya estaba próximo el fin de la civilización, tal cual la conocemos, tuve un cruce de miradas que me dejó agitado y perplejo. Ella estaba sentada en un taburete, acodada en la barra, regalándonos su maravillosa presencia en ese lugar indigno. Observaba todo con detenimiento como si buscase comprender de qué estaba hecha la naturaleza humana. O ese grupo de desdichados que nos reuníamos allí.

Sus borceguíes negros de hebillas doradas coronaban las piernas largas y marcadas, enfundadas en unas calzas negras que parecían pintadas. Allí no había pliegues ni otros elementos que sobresalieran. El calzado era lo suficientemente potente como para pisar cualquier renacuajo de los que pululaban en el lugar. La musculosa blanca de División Miami mostraba la imagen de Don Johnson y Phillip Michael Thomas sentados sobre el capot de su Ferrari Testarossa blanca. Un clásico.

Los detalles no dejaban de impactarme. Cinturón negro con tachas cayendo en forma oblicua; pelo lacio negro azabache cubriendo tres cuartos de la espalda; flequillo largo en danza permanente con sus pestañas; piel sin tatuajes a la vista; perfume imposible de oler desde mi posición, pero lo imaginé sensual y apasionado. Con notas amaderadas.

“Tiene extensiones” me aporta en forma desinteresada mi amiga Johanna. Realmente no me importaba si hablaba de corrido, si sabía dónde nació el Papa o en qué banda tocaba Mick Jagger. No tenía intenciones de tratar con ella temas que me desvelaban como la narrativa circular de Borges o la importancia del agua en la navegación. Era tan solo un momento de deleite visual. Ella y yo, descontextualizados. Elevados, por obra y gracia de la imaginación, de la turba sudorosa y apiñada que nos rodeaba. Solos los dos, en busca de auténtica y genuina conexión.

El momento de ensoñación es interrumpido abruptamente. En el escenario, una banda comete el desatino de hacer covers de los Guns N’ Roses. Se llaman Pistolas & Rosas. Un canto a la originalidad. Hay que reconocerles que tienen la disciplina de arruinar lo bueno y lo malo. No todos son capaces de lograrlo. Se requiere constancia, falta de sentido estético y una profunda confusión.

El pseudo Axl grita como si estuviera herido de bala. Me recuerda a una vecina, la del piso de abajo. “Todos los problemas empezaron cuando viniste vos”, me dijo una vez. Vieja chota. La injusta asociación me hace odiar al cantante que al menos se esfuerza por bambolear su anatomía, con forma de paquete de yerba, con cierta gracia.

Sin embargo, el trabajo más difícil parece ser el del guitarrista. Entre el sombrero de copa alta que tambalea en su cabeza, las gafas oscuras que imposibilitan la visión y el cigarrillo ¿electrónico? en sus labios, está al borde del colapso. “Quiere dejar de fumar”, me avisan como si fuera importante. El pantalón vinílico negro que luce se empeña en darle un toque dantesco a la escena. Entre acorde y acorde lleva la mano derecha a su trasero en un gesto más típico de Rafael Nadal que del mítico Slash. Lo que tiene que tocar se convierte en un acertijo de difícil solución. Estamos, probablemente, ante el primer malabarista que ha dado el rock.

Ella sigue la escena con simpatía. Mueve la cabecita y el pie derecho siguiendo el ritmo que impone el baterista que, como si fuera un oficinista un lunes a las 8 de la mañana, no hace ni una mueca. Sabemos que está vivo por razones obvias. Pero tranquilamente podría tratarse del artilugio de un excelso titiritero.

El cantante mira al batero en el afán de cerrar el tema con un salto final. Descoordinado, termina corrigiendo su falta de tiempo y distancia con una especie de malambo norteño. Lo telúrico se da cita en una noche que será por demás memorable. El show parece terminar. Con nosotros acabaron hace rato.

Azorado observo como ella corre hacia sus brazos. Si, ¡¡¡a los del cantante!!! Lo besa apasionadamente, pasando su mano derecha por la nuca de él, como para asegurarse que no se escape. No hay ley del embudo que explique lo que pasa. Mi sorpresa es tan grande que no puedo ni indignarme. Como dice un amigo de la infancia amante de los vinilos, se me rayó el disco.

Escapo del lugar rememorando mis legendarios movimientos de puntero derecho. En este caso la cancha no tiene límites. El objetivo es la salida en busca de un poco de aire puro que permita aclarar los pensamientos. En la puerta, un pibe revuelve un contenedor de basura enfundado en una remera de los Pixies. Está pintada a mano. Hacía tiempo que buscaba una sin éxito. La curiosidad me lleva a interpelarlo. “Soy de Piscis, gato” recibo como toda respuesta. En cuatro patas emprendo la retirada, con la cola entre las piernas y sin afilar las garras. Parece que la noche va a ser interminable. La mala onda suele transformarse en el pavimento de un camino lleno de acechanzas.

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto

Periodista, 38 años, espíritu libre, explorador incansable, viajero compulsivo. No sabe cómo vivir la vida sin pasión. La música lo atraviesa a través de su vida pero es, paradojicamente, su deuda existencial. Está empezando a saldarla. Ser complejo e intrigante, solo lo conocen profundamente quienes se atrevieron a amarlo sin condiciones. De todas las experiencias de su vida saca algo positivo. Este blog da testimonio de ello. Están invitados a explorar las profundidades de su ser.

¿Sos un Correveidile?

Según el diccionario de la Real Academia Española consultado gracias a los santos evangelios de Google, el Correveidile es una persona que lleva y trae cuentos y chismes. La palabra surge de la frase "corre, ve y dile".


Muchas veces ninguneados y acusados injustamente de alcahuetes, han sido fundamentales para ponerle un poco de pimienta a nuestras vidas.


En definitiva, el Correveidile no es más que un mensajero interesado en que se sepa lo que pasa. Ese es mi compromiso con ustedes, manga de buchones!!! Espero no defraudarlos.

Páginas vistas en total

Mensajes

Entradas populares

Mi lista de blogs

Google+ Followers