Camino de Imágenes

Ella espera por nosotros al final del camino.

Las recomendaciones antes de partir. Las advertencias premonitorias: “No se olviden de ir al baño antes de salir”. Los elementos identificatorios. El plano con el acampante transformado en caminante, señalando los lugares de descanso. Cataratas de pedidos. Caudalosos ríos rebosantes de promesas por cumplir. Agradecimientos tan vastos como un lago en calma. Un buen día para volver a creer.

El micro que nos traslada al punto de partida. El sol quemando de costado. Las huellas que no quedan marcadas en el asfalto caliente y abrasivo, como si cada paso fuera un volver a comenzar. Los que al principio saltan. Los que prueban caminar de espaldas. Los que empujan el carrito. Los parlantes que aturden con una cumbia pegadiza.

Los puentes y las vías como vasos comunicantes. Las banderas de tu equipo o grupo favorito. El humo de los choripanes. El sándwich de jamón y queso. El de milanesa. El olor a mandarina pegado en mi mano hasta la próxima ducha. La barrita de chocolate para energizarse. Los palitos de la selva. Los sueños compartidos.

El camino que se bifurca y los desprevenidos de siempre que se pierden. El vaso con caldo caliente. La pava con café. Dos piernas que apuntan al cielo. Un dedo meñique que exige sanación inmediata. Los culos silenciosamente paspados. El inconmensurable amor del que no camina, pero tiende su mano generosa para dar alivio al prójimo.

Un pie después de otro. Un bastón para sostener tanta fe y esfuerzo. Una charla que haga olvidar esas luces inalcanzables. Una palabra de aliento que no nos haga sentir tan solos, sino parte de un todo. Cientos de miles de almas cargando con entereza el peso de sus anhelos y frustraciones. Una guía espiritual que nos cobija con su manto cálido.

Los que ahora caminan para atrás más tiempo que antes. Los que saltaban al principio que ya no saltan más. Los que se enteran que después del primer puente todavía falta el segundo. Un brazo que se transforma en eslabón de una cadena y que ayuda al que se siente débil pero ilusionado. Tan solo seres humanos, despojados de sus actitudes, de sus poses, de sus miserias, necesitando por una vez del otro si ningún atisbo de duda, desconfianza o vergüenza. Y un guía espiritual, un padre de la vida, que contagia con su energía inagotable.

El contacto con los otros. El contacto con uno mismo. Reencontrase con el otro al final del camino para compartir la experiencia trascendente. Comprobar una vez más que absolutamente todo es posible y que en general depende de nosotros mismos. Llorar vaporosas lágrimas de emoción, porque ya ni siquiera hay energías para fabricar las de siempre. Abrazarse conmovido. Sonreír satisfecho. Sentirse purificado. Empezar a soñar el maravilloso momento del reencuentro con la cama después de haber estado en el mejor spa a cielo abierto del mundo. El único que te ayuda a sanar las heridas del alma.

El novato, ansioso por capturar tantas imágenes y por sentir en el cuerpo las distintas sensaciones, se acerca tímido a repetir la misma pregunta de todos los años.

- Profe, ¿llegamos a Luján?
- Yo tengo fe que si, ¿y vos?

1990-2009: 20 años caminado como compañero, amigo, hermano, pretendiente, novio, ex-alumno y profesor. Una vida en la ruta haciendo terapia espiritual siempre acompañado por mi familia: el Arturo Gómez.

Juego de Máscaras

Alzó su copa equilibrando su delgado cuerpo oblicuo. Aquellos tacos ajenos y los vapores del elixir parecían jugarle una mala pasada. Sonrió por todo lo ancho. Su cara no se lo permitía más. Se acercó tambaleante, como una metáfora de su vida toda, a celebrar su presencia. Lo vio tan distinto que lo amó al instante.

Las causalidades la habían llevado a participar de aquello que le parecía un baile de máscaras, donde lo aparente pisoteaba a lo real con desparpajo. Pero él le hizo sentir que podía tirar el mascarón de su barco y navegar de su mano hacia aguas más profundas. Ella lo invitó a compartir su inconmensurable silencio. Y él aceptó, pensando que bastaba con llenarlo de palabras para saciarla.


La distancia los retroalimentó con la intensidad de las cosas que queman. Se sintieron como un incendio forestal imposible de controlar. La cercanía, sin embargo, tuvo el efecto de un bálsamo acuático. Hubo llama pero no fuego descontrolado. Ella se quedó esperando sus miradas, sus abrazos, sus historias; mientras, el volteaba a su lado, en la cama, buscando razones para entender lo que pasaba.


Pronto, ella se empezó a dar cuenta que sus besos ya no la dejaban agitada y en puntas de pie como las primeras veces. Y se sintió morir un poco. Una vez más. Creía que había comenzado a florecer pero el espejo insistía en mostrarle lo marchita que estaba. Ese ser que sentía tan parecido, se transformaba paso a paso en algo ajeno e inalcanzable. A pesar de intentarlo, tuvo que decidirse a abandonar aquel dolor por esa puta certeza de que no era posible.


Ausente, perdido en sus devaneos y tribulaciones, él la percibió recién cuando escuchó el crujido de hojas secas y se dio cuenta que su naturaleza estaba muerta. Desesperado, intentó juntar los pedazos desparramados a sus pies, pero faltaban piezas. Quiso detener el tiempo y girar en reversa la gran rueda, pero solo logró quedar atrapado en su propia trampa egocéntrica.


Ella ahora se peina frente a otro espejo. Su largo cabello negro sigue terminando donde empiezan los suspiros. Suele estar enredado. Pero la vida le ha dado la sapiencia para desenrollar la madeja una y otra vez. Una máscara facial cubre su rostro. Lo nutre, lo deja terso y suave. Se mira al espejo y sonríe por todo lo ancho. Su cara no se lo permite más. Descubre que no todas las máscaras son para despreciar. No solo están las que ocultan sino también las que permiten reinventarse.

El Regreso

25 de mayo de 2009. El último día que la palabra eligió mostrarse, para desaparecer misteriosamente, en busca de sosiego o vaya uno a saber qué. El escritor acumuló reflexiones, nuevos pensamientos, historias, conversaciones. Pero no se vio motivado a volcarlas en el papel. Vaya uno a saber por qué.

Más de tres meses después, me avisa que vuelve, que todavía tiene mucho para decir y para dar. Que el retiro a veces es necesario. Que los nuevos comienzos están precedidos por viejos finales. Que cada historia no es nada más ni nada menos que una parábola de la vida toda y que cada nacimiento termina inexorablemente en la muerte.


Lo miro sorprendido por sus sentencias. Tengo la sensación de encontrarme de pronto ante un escéptico. ¿Dónde quedó aquel tipo al que la gente lo interroga cuando no le ve su usual sonrisa dibujada en el rostro? Me hace una mueca cómplice. Me dice que las personas no son ni más ni menos que esencias y que esas esencias nunca cambian. Son como las huellas digitales de la personalidad.


Lo veo disfrutar de sus nuevos espacios, vital, juguetón, inquieto, como sintiendo que esta en camino de realizar una serie de descubrimientos sorprendentes. Me dice que vuelve. Que hay muchas cosas para decir, para compartir. Que sus primeros escritos partieron de una irremediable necesidad de sentirse mimado. Pero que ahora va por más.


Como forma de despedida me deja un título: “Agradezco a la vida todo lo que me sigue enseñando”. Levanta sus cejas como diciéndome “tomá” y sonríe. Esta de vuelta. ¿Acaso se fue alguna vez?

Suburbia

“San Juan y Boedo antiguo, y todo el cielo, Pompeya y más allá la inundación”. Sur. Siempre el sur, que vuelve una y otra vez como una letanía. En esa esquina de Ciudad Burbuja espero el transporte que me lleve más allá. Es la ruta del poeta desgarrado que me recuerda como si hiciera falta “todo ha muerto, ya lo sé…”. No sé como hacerle entender, que me siento más vivo que nunca.

A medida que el colectivo avanza, las calles dejan de ser parejas. El asfalto de la zona parece deteriorarse con mayor facilidad que el de los barrios del norte. El vehículo da cuenta de ello y se sacude como el viejo Samba del Italpark. De pronto, el viaje a Suburbia se convierte en una película retrospectiva con sabor a nuevo comienzo. Juego a soltarme del pasamanos y a dejar que el ritmo de esa caja metálica le ponga musicalidad a mi vida.


Ciudad Burbuja está separada de Suburbia por un puente detenido en el tiempo como si se tratase de una vieja foto de archivo. Solo admitiendo esta posibilidad podemos entender como se mantiene en pie. Los baches están cubiertos con ruidosos chapones cumpliendo la función de apósitos que buscan cubrir viejas heridas de las que el puente nunca se pudo recuperar. Abajo, el río yerto y nauseabundo no circula y termina de componer la imagen de lo inacabado, de un tiempo que fue indudablemente mejor.


Cada día miles cruzan hacia uno y otro lado para ir a su trabajo, para visitar a un pariente, para terminar de darle forma a la gran banda nueva, para soñar con un amor. Para el habitante de Ciudad Burbuja trasponer esos límites geográficos se transforma poco menos que en una experiencia trascendente. Soberbio y desconfiado, cree que todo lo que necesita está en el territorio que domina. Piensa que los bordes que rodean a su ciudad amada y prepotente son tierras feroces, donde impera el todo vale, donde la vida cotiza menos que un terrón de azúcar.


El colectivo cruza el puente en puntas de pie, sigiloso, como si imaginara que aquel conjunto de fierros oxidados fuera un gigante dormido que, si se despertara, se lo fagocitaría de un solo bocado. Al llegar al otro extremo del by pass vehicular, noto como la luminosidad baja en forma ostensible. En ese instante, recordé la respuesta de un vendedor ambulante cuando le hice un reclamo por la poca intensidad que tenía la linterna que me había vendido: “La luz está dentro de tu alma”.


Las casas son bajas y los edificios abrumadora minoría. Eso permite que uno levante la cabeza y observe el horizonte. El agobio disminuye y la esperanza crece, aún en las situaciones más difíciles. En Suburbia lo real se impone categóricamente sobre lo aparente. Lo que es, es. No se puede disimular la carencia ni la abundancia. De nada sirven las mascaradas. Hay que ser auténtico para sobrevivir.


El tren es un vaso comunicante imposible de soslayar. Las vías por las que transita son las venas por las que circula la vida de Suburbia. Menospreciado y lastimado por la ineficiencia de los burócratas de turno, resiste como puede el paso del tiempo. Los andenes, repletos de ansias de progreso, devuelven las imágenes de las manos curtidas de albañiles y pintores, los calzados gastados de los caminantes incansables, y esos rostros tan personales, que no admiten ninguna cirugía deformadora.


El colectivo me deposita en lo que parece ser un centro de los tantos que hay en Suburbia. Por las calles hay menos gente de la que imaginaba. Solo se ve a algunos jóvenes suburbanos que visten como los jóvenes suburbanos de otras latitudes, supongo que como uno de los tantos efectos no deseados de la globalización. Sin embargo, circulo tranquilo con mi vestuario calificado innumerables veces como “clásico”, para mi disgusto, sabiendo que estoy probablemente en un lugar que tiene más que ver conmigo que Ciudad Burbuja.


Bebo y como opíparamente. Converso. Seduzco. Bailo. Aquella imagen difusa que veía en el medio de mi mayor confusión ahora se vuelve insinuantemente corpórea. En la oscuridad de la noche, sus ojos verdes lo iluminan todo. Parecen tener la intensidad de la que el vendedor ambulante me había hablado.


Suburbia es el lugar donde todo puede suceder, donde la línea entre lo posible y lo imposible es tan delgada como el peso de mis decepciones.


Una vez más, todo parece volver a comenzar.

Blackie

Finalmente decidí dejarme sorprender. Me harté de la roca interna tratando de contener a aquel río que no dejaba de fluir por mis venas, caudaloso, potente, marcando mi bioritmo, mi cadencia al caminar, siempre impulsándome un poco más allá. Por alguna razón, sentí que era el momento para que sucediera. Y me lancé sin más, sabiendo que empezaba a recorrer un camino incierto pero a la vez correcto.

Hay encuentros que se demoran, que se dilatan, pero que, en definitiva, son inevitables. De alguna forma busqué sin buscar. Debo admitir que, como siempre, las miré a todas: bellas, terriblemente seductoras, apretujándose para que las tengan en cuenta como si se hubieran acostumbrado a una improbable seguidilla de casamientos armados. Lo cierto es que toda mi vida las búsquedas superaron lo estrictamente estético, en pos de un alma. En ese derrotero muchas veces di con profundos abismos y también con intensidades que aún hoy me erizan la piel.

Cuando parecía que nada me iba a sorprender en aquella feria de vanidades, mis ojos se posaron accidentalmente en ella. Ahí estaba, en un rincón, como queriendo pasar desapercibida. Su belleza perfecta, serena, sin dudas me estremeció. Paralizado por el impacto, no me animé a hacer nada. Me fui del lugar sin más, como queriendo evitar la situación, con el pánico de saber que la había encontrado.

Pasé todo el fin de semana pensando en ella. La imaginé una y otra vez entre mis brazos, acariciando con lentitud cada una de sus partes, escuchando la vibración de su cuerpo, observando los sinuosos quiebres de sus curvas. Comencé a comprender que si lograba conectar con ella viviría una experiencia sensorial única, como la que nunca había tenido en mi vida.

¿Y si caía en manos de un seductor compulsivo que solo quisiera apropiarse de su virtud por un instante para luego dejarla arrumbada en los escondites que gobierna el silencio? Por un momento me ganó la ansiedad de querer apoderarme de ella, de hacerla mía con la prepotencia de quien necesita llenar ciertos vacíos del alma. Más sereno, comprendí que si la comunión que se había generado en nuestro encuentro era verdadera, ella estaría allí esperando por mí, diligente, expectante, al borde de un espasmo. En definitiva, no buscaba un contrato de propiedad sino comenzar a escribir una sentida canción de libertad.

Aquel lunes, salí del trabajo buscando el encuentro. El corazón acelerado, la respiración entrecortada, los pasos cortos pero veloces. La angustia de que quizás ya no estuviera más. Los reproches por la decisión demorada. La adrenalina de saber que en esta vida absolutamente todo es posible.

Así comencé una carrera de obstáculos. Semáforos en rojo. Autos escapando en busca de sosiego. Oficinistas poblando las calles como si Dios hubiera pateado un hormiguero. Colectivos colmados de ansiedad. El permanente escape hacia ninguna parte. Cruces, cruces y más cruces. En cada esquina una bifurcación, una posibilidad de que todo cambie, de que alguien se calle algo que iba a decir, de que alguien deje para otro momento lo que tenía pensado hacer.

Ese era mi momento, mi minuto. El miedo ya no causaba su habitual efecto anestesiador y mis movimientos en aquel tablero de ajedrez eran como los de un peón: mínimos, precisos y siempre hacia delante. Estaba decidido.

Mi entrada a aquel lugar fue por demás cinematográfica. Abrí la puerta con firmeza llevando en mi rostro el gesto dramático de las situaciones culmines. Solté la “cierra sola” y avancé los pasos necesarios para poder tenerla dentro de mi campo visual. Casualidad o no, ahí estaba.

La tomé con firmeza y la invité a que me acompañara. De inmediato supe que me había estado esperando y que ya nada nos separaría. Salimos juntos en busca de las caóticas calles de mi amada ciudad sabiendo que a partir de ese instante comenzaríamos juntos a escribir una nueva historia. Mientras la llevaba, me sentí pleno y feliz por haber concretado finalmente aquella pequeña gran travesura.

Datos personales

Mi foto
Capital Federal, Argentina
Periodista, 34 años, espíritu libre, explorador incansable, viajero compulsivo. No sabe cómo vivir la vida sin pasión. La música lo atraviesa a través de su vida, pero es paradójicamente su deuda existencial. Está empezando a saldarla. Ser complejo e intrigante, solo lo conocen profundamente quienes se atrevieron a amarlo sin condiciones. De todas las experiencias de su vida saca algo positivo. Este blog da testimonio de ello. Están invitados a explorar las profundidades de su ser.

Internet Radio

El Termómetro on Facebook

¿Sos un Correveidile?

Según el diccionario de la Real Academia Española consultado gracias a los santos evangelios de Google, el Correveidile es una persona que lleva y trae cuentos y chismes. La palabra surge de la frase "corre, ve y dile".


Muchas veces ninguneados y acusados injustamente de alcahuetes, han sido fundamentales para ponerle un poco de pimienta a nuestras vidas.


En definitiva, el Correveidile no es más que un mensajero interesado en que se sepa lo que pasa. Ese es mi compromiso con ustedes, manga de buchones!!! Espero no defraudarlos.

Archivo del blog

Mensajes

NeoCounter

Mi lista de blogs